​Quién soy

Me llamo Asier González y nací en bilbao (1993). Como coach ayudo a transformar a la gente ​mediante la práctica de la sexualidad consciente, la alimentación como medicina y la incorporación de hábitos saludables que generan cambios profundos en el organismo.

En 2016 fundé Escuela de Pareja© con el objetivo de compartir todo lo que iba investigando sobre sexualidad consciente y vida en pareja. Desde entonces he ayudado a muchas personas a mejorar su sexualidad, superando la falta de deseo sexual y la eyaculación precoz mediante métodos naturales basados en la medicina china y la sexualidad taoista.

​Mi historia y Cómo me interesé por la Sexualidad Consciente

​Para resumirlo rápido, mi vida desde pequeño ha supuesto un constante reto de superación personal pero a su vez cada obstáculo​ lo he convertido en una oportunidad para descubrir algo valioso.

Desde que entré a la escuela, entre que tenía gustos distintos al resto, había conflictos familiares y era excesivamente sensible, sufrí 9 años de acoso. Y por consecuencia también tenía numerosos problemas de salud: asma, rinitis alérgica, varias alergias y supuestamente “Déficit de Atención”.

Mis padres, intentaron ayudarme todo lo que pudieron desde la medicina oficial. Pero ni los 3 años de vacunación para el asma, ni medicación para la atención, ni psicólogos sirvieron para solucionar mis problemas de salud.

No obstante, tuve la suerte de entender a muy temprana edad que aquello que te llama especialmente la atención es una de las claves para mejorar tu situación.

En mi caso, recuerdo que con 8 años me quedé mirando a un hombre que estaba meditando en la playa.

Yo no sabía lo que él estaba haciendo, pero me llamó la atención.

Y le pregunté a mi padre:

Aita, ¿qué ​está haciendo ese hombre?

Está meditando.

Yo no sabía en qué consistía meditar, pero sí pude sentir que transmitía ​mucha calma...

Y de vuelta al hotel, en el coche, intenté imitarlo sin saber lo que él estaba haciendo.

La sensación de paz que ese hombre me transmitió me marcó de tal forma que nunca lo olvidé y cuando me sentía frustrado y perdido en la vida intentaba imitarlo.

Más adelante descubrí qué era eso de meditar. Y lo más curioso es que ese suceso me influyó ​a interesarme por muchas otras ​disciplinas como las artes marciales, el yoga, qigong, la medicina china, la  alimentación saludable e incluso como ahora te voy a contar, en la sexualidad consciente.

​Fue precisamente en la adolescencia cuando entró en juego la sexualidad​. ​Yo era tímido y ​tenía pocas habilidades sociales por lo que era difícil ​hacer amigos y mucho más ligar.

La gente hablaba a todas horas de sexo, los chicos con más reputación fardaban de sus ligues y yo cada vez sentía que no estaba experimentando esa realidad del que todo el mundo hablaba

Toda esta ansiedad sexual ​perjudicómis estudios. Redujo mi capacidad de concentración y me mantuvo estresado, fracasando constantemente hasta que decidí poner solución.

Ante esta situación, hice dos cosas:

​Practicando Aikido

En primer lugar, gracias a la influencia positiva de mi profesor de Aikido, me adentré en el desarrollo personal para mejorar mis habilidades sociales, conocerme mejor, aprender a seducir y sobre todo evolucionar como persona dejando atrás ​mi timidez y la falta de seguridad interior.

Gracias a la práctica diaria de muchos recursos útiles, me convertí en una persona con gran facilidad para conectar con cualquiera, extrovertida y ​descubrí muchas aficiones y hobbies que me ayudaron a tener una vida más plena y satisfactoria. Y por supuesto hice muchos nuevos amigos​, ​los cuales me han aportado mucho.

En segundo lugar, una vez más ​fue por la buena influencia de mi profesor de Aikido que me interesé por la sexualidad tántrica y algunas prácticas para canalizar la energía sexual.

​La verdad es que ​me generó enorme interés, quizás por ese toque de misterio unido al erotismo, en el cual la sexualidad ​va más allá del placer para convertirse en un medio para mejorar la salud y despertar ciertos poderes psíquicos. 

Y aunque todavía, con 18 años ​era muy pronto para practicar todo lo que empecé a estudiar, me sirvió para canalizar mi ansiedad sexual y poder centrarme en mis estudios.

​Más adelante, ​con 23 años conocí a mi expareja Ane, una de las mujeres más especiales que he conocido, en los 3 años que vivimos juntos, pudimos poner en práctica muchas de las técnicas y enfoques de la sexualidad consciente que durante tantos años me había dedicado a estudiar y compilar.

​Asier y Ane en una boda India que nos invitaron

​Y ahí es cuando vimos que muchas ​prácticas que aparecen en los libros están explicadas a medias y hay muchos secretos y ​detalles importantes ​omitidos. Quizás por secretismo o ​porque esos puntos claves se perdieron fruto de la fragmentación a la que se han sometido con el paso del tiempo y a escritores que recopian lo que han leído sin experimentar en su propio cuerpo.

Y​ en nuestro caso la sexualidad consciente también fue una ​fuente valiosa de recursos para resolver algunos problemas de difícil solución ​como la anorgasmia femenina y más adelante la pérdida de deseo sexual.  Ya que aunque no lo creas, independientemente de la edad, todos con el desgaste ​​terminamos experimentando esta situación, ​que ​dicho sea de paso, tiene solución tal como te cuento aquí.

Fue con Ane, cuando se fundó Escuela de Pareja ​para compartir todo lo que íbamos descubriendo sobre sexualidad y vida en pareja.

Y aunque los dos disfrutamos mucho, trabajar y convivir juntos en el mismo proyecto, que además trataba justo de nuestra vida en pareja y sexualidad, añadió presión a nuestra relación ​y nos desgastó más rápido de lo normal. Aprendimos mucho pero quizás hoy no habría aceptado ése precio.

​Gracias a Escuela de Pareja, ahora nuestra experiencia puede ayudar a más personas como tú a tener una visión clara de los pasos que hay que seguir para lograr los mismos resultados evitando muchos tropiezos que cometimos.

Volviendo a mi historia, creo que otra de las claves de mi superación personal fue estar abierto a otras formas alternativas de enfocar los problemas ya sean sociales o de salud.

Mi vida no solamente había mejorado, sino que había dado un salto exponencial, convirtiéndome en una persona madura, con muchos recursos e inquietudes por la vida.

¿Y sobre mi salud? Pues dado que la medicación alópata no funcionó busqué otras alternativas. Acudí a una acupuntora a la que estaré eternamente agradecido.

Y aunque ella tampoco me curó del todo, me motivó a estudiar más sobre nutrición, gestión emocional y en general medicina.

Fue tal mi determinación que no solamente me curé del todo, sino que en el transcurso, me convertí en un estudioso de la salud alternativa a la que me gustaría dedicar parte de mi vida.

​Desde entonces sigo formándome en MTC, en la Escuela Superior de Medicina China de Valencia donde estudio dietoterapia, acupuntura, fitoterapia, moxibustión y qigong.

También me he formado en liberación emocional con el Dr. Leung YK

Y en meditación aplicada al estrés desde el método Wim Hof avalado por la ciencia.

​Esta es mi historia, espero que te haya gustado.

Únete a mi newsletter y empieza a aumentar el deseo sexual gracias a este regalo

4 Preliminares Infalibles para volver a sentir DESEO SEXUAL por tu pareja