pene, control de la eyaculación, orgasmo

Alcanza mejores orgasmos descubriendo tu frecuencia eyaculatoria con estas 5 claves

¿Eyacular frecuentemente disminuye a la larga el placer?

En este post te comento por qué averiguar la cada cuánto puedes eyacular es tu mejor aliado para tener orgasmos más satisfactorios, tener mejor salud y también mejorar la conexión con tu pareja. 

More...

​Ahora me viene a la cabeza cuando estaba en la escuela y la tutora nos hablaba en contadas ocasiones sobre sexualidad. 

La mayoría de veces era para hablar sobre enfermedades de transmisión sexual. Pero un día nos contó cómo vive (según ella) un hombre el orgasmo. 

Nos dijo que el hombre alcanza el orgasmo mucho antes que la mujer y que el mayor momento de placer se produce al eyacular. 

Estuve muchos meses recordando esa charla porque no acababa de coincidir conmigo: 

Aunque en muchas ocasiones el mayor momento de placer era al eyacular, en otras no era así, y en otras ocasiones, además, la eyaculación no era tan placentera como yo esperaba. 

La verdad es que mi adolescencia fue bastante movidita, entre el estrés y la presión de estudiar cosas que no me atraían, la forma de desahogo era (como en la mayoría en esas edades): una paja con el libro de matemáticas abierto. 

A veces abusaba tanto de la masturbación diaria que el nivel de placer disminuía. En otras palabras, masturbarme me daba menos placer cuanto más frecuentemente lo hacía. 

¿Por qué ocurre esto? 

Cada vez que eyaculamos tenemos que generar más espermatozoides para crear semen y esto exige un gasto energético y un trabajo extra de reequilibrio hormonal en nuestro cuerpo. 

En la adolescencia nos lo podemos permitir más a menudo, pero a partir de los 20 años, las cosas cambian​.

A medida que nos hacemos mayores, cuando forzamos a eyacular mientras nuestro cuerpo no ha llenado por completo las pérdidas de la eyaculación anterior, eyaculamos solamente unas cuantas gotas de semen y el placer obtenido es muy bajo. 

Al acabar te quedas insatisfecho porque esperabas mucho más placer del que has obtenido.

Y cuanto más insistes menos aún.

Como analogía con el agua salada, cuanta más agua salada bebes, más ganas te dan de beber, sin quitarte la sed. 

¿Qué influencia tiene esto en mi relación de pareja? 

Si esta situación se está dando con tu pareja, es normal que después de hacer el amor te sientas cansado, hambriento e incluso pierdas deseo por tu pareja. E incluso horas después, puede que tu pareja te sienta algo más irritable. 

Puede que hasta ahora hayas pensado que esto es normal pero no es así.  

Es muy importante tomar conciencia de la existencia de este factor para que inconscientemente no comprometa la armonía de vuestra relación.  

Si después de acabar cualquier práctica sexual te sientes cansado, algo vacío, no vas a estar en las mejores condiciones para poder compensar a tu pareja con las muestras de cariño post coito que tanto necesita recibir. 

Entonces, ¿qué hago? 

Para empezar, puedes aprender a detectar cuándo tu cuerpo se puede permitir eyacular con seguridad, sin debilitarse y sin que a la larga reduzca la conexión con tu pareja. 

En Escuela de Pareja apostamos por prácticas sexuales que sumen, que den mucho placer, energía y sobre todo aumenten vuestra atracción. 

 ¿Cómo averiguo mi frecuencia eyaculatoria?

En la actualidad, puedes encontrar información acerca de la frecuencia eyaculatoria ideal, pero en la mayoría de los casos te presentarán una fórmula que te dirá cuando puedes eyacular y cuando no en función de la edad. 

Esta es una información desactualizada, y que fuera de contexto puede malinterpretarse.  

Y te voy a explicar por qué. 

Ten en cuenta que la mayoría de fórmulas que puedes encontrar han sido extraídas de tratados orientales de sexualidad (Wu Hasien, Su Nu Kin, Dong Juan Zi...), que ¡fueron escritos antes de cristo (206 A.C.)! 

Dado que las condiciones de vida han cambiado mucho desde esa época, es de sentido común pensar que esas fórmulas ya no se ajustan tan bien al estilo de vida actual como lo hacían en el pasado. 

Hoy en día somos en general muy sedentarios y pasar tantas horas sentado debilitan tus riñones, (vinculados en MTC, medicina tradicional china con los testiculos), la espalda y reducen el nivel de oxígeno en sangre. 

Esto repercute en muchos desequilibrios y se traducen comúnmente a un estado de energía baja para cualquier área de tu vida. 

Además, dado que los seres humanos no somos máquinas y somos todos diferentes, lo mejor es que encuentres tu propia frecuencia eyaculatoria segura.  

 Te cuento cómo hacerlo con estas 5 sencillas claves: 

1. ¿Cómo te sientes después de eyacular? 

Si después de eyacular sientes cansancio, ganas de echar la siesta o un hambre voraz, posiblemente te estés excediendo y para la próxima sea mejor dejar unos días más de margen antes de eyacular. 

Ejemplo: pongamos que tienes 35 años, no tienes problemas de salud importantes y haces el amor con tu pareja 1 o 2 veces a la semana. Pongamos que antes de saber esto, eyaculabas 2 veces a la semana. 

Lo primero sería sentir cómo te sientes en cuanto a energía, apetito sexual, amor por tu pareja, salud, etc. Después, la siguiente semana puedes probar a eyacular sólo 1 vez a la semana y observar cómo te sientes después de eyacular y los días siguientes. 

 2. Ten en cuenta la estación del año 

No es lo mismo eyacular en invierno que en primavera. En primavera, tenemos más lívido y el cuerpo repone con mayor facilidad el semen. En invierno en cambio, lo contrario.  

El frío es el peor enemigo de los riñones, por eso en invierno, están más expuestos y la producción de semen se ralentiza.  

3. Averigua cuántos días tarda en reponerse tu deseo sexual 

Este ejercicio consiste en apuntar el día de la última eyaculación y de observar cuantos días aguantas hasta que por tu cuerpo fluya un deseo irrechazable por hacer el amor. 

Para averiguarlo con exactitud, es importante no acudir al sexo como desahogo después del estrés del trabajo sino como deseo real por intimar con tu pareja. 

Muchas veces es más fácil que tu pareja se entere antes que tú de cuándo ha llegado el mejor momento de eyacular. 

Una vez que sepas cuantos días han pasado ya tienes otra referencia más. 

4. Cómo te deberías sentir después de eyacular 

Te deberías sentir igual de estable que antes de hacer el amor. Incluso con más energía. Tu actitud es positiva y alegre y deberías sentir gran deseo por abrazar a tu pareja después de hacer el amor. 

5. Eyaculación insuficiente 

¡No eyacular suficientemente también es perjudicial! 

Esto se experimenta más frecuentemente cuando sufres “sequía” y no tienes pareja estable. El nivel de lívido baja, los riñones funcionan más lentos (MTC) y nos sentimos más cansados al levantarnos. En estos casos, sí es positivo eyacular.

EJERCICIO PROPUESTO: 

​Coje un lápiz y en tu diario personal, si no lo tienes no pasa nada, Elabora un pequeño ​recordatorio, rellenando la ficha que te he creado más abajo. Puedes acortarla o modificarla en base a tus preferencias personales.

La idea no es obsesionarse con esto, pero sí que tomes consciencia de tu energía sexual y tu estado de salud.​ Basta hacer este ejercicio durante unos meses para que descubras tu propia frecuencia eyaculatoria segura, con mucha más exactitud que lo que conseguirías con ninguna fórmula. Una vez que lo sepas, seguramente, no tendrás que hacerlo más.

Al igual que la mujer se preocupa por su menstruación el hombre debe cuidar su frecuencia eyaculatoria. 

​Fecha actual: 14/12/2017

​Última eyaculación

​1/12/2017

​¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última eyaculación?

​​5 días

​Estación

​Invierno

​Trabajo, estrés o vacaciones

​Estoy algo estresado

​Tu nivel de salud o sensación de energía

​Me siento algo fatigado.

​La frecuencia con la que haces el amor o cualquier otro detalle relevante para ti.

​​Me gustaría hacer el amor más amenudo con mi novia...

M​ás adelante hablaremos de cómo alcanzar múltiples orgasmos también en los hombres y de formas seguras para no eyacular siempre que se hace el amor. 

¿Recuerdas la energía sexual que tenías de pequeño? ¿Sientes que tu placer ha aumentado o ha decrecido con los años? ​¡​Coméntame ​sobre ​ti ahora!

Alcanza mejores orgasmos descubriendo tu frecuencia eyaculatoria con estas 5 claves
5 (100%) 1 vote

2 comentarios en “Alcanza mejores orgasmos descubriendo tu frecuencia eyaculatoria con estas 5 claves”

  1. Javier Ferrando Martinez

    Hola Asier, buenas tardes. En mi caso pasa algo un poco más raro que lo que comentas. Yo ahora llevo 20 años con mi pareja y tengo 43 años. Hemos ido reconduciendo con ayuda de una sexóloga nuestra relación erótico y afectiva y estamos en el buen camino. Antes hacíamos mucho menos de lo que queríamos el amor y ahora es muchísimo más frecuente. Eso sí, yo me noto con energía y desde hace unos meses tengo más ganas o necesidad en este sentido y sigo manteniendo relaciones con mi pareja cada 2-3 o como mucho 4 días. Lo que resulta más sorprendente o extraño es que entre esos días yo soy capaz de masturbarme a diario y no lo hago de manera aislada sino que lo hago con mi pareja al lado, mientras nos miramos o incluso ella me besa y me acaricia cuando yo me masturbo. Decir que para mí es mucho más placentero el orgasmo haciendo el amor con ella o cuando me propina ella las caricias o el sexo oral que cuando lo hago yo sólo. Mi frecuencia eyaculatoria está entre 5-6 días a la semana. De momento es bastante abundante la cantidad de semen que eyaculo. Lo flipante es que hace tan sólo uno o dos años, esto no era así. La cosa no iba muy bien a nivel sexual entre nosotros y además el hecho de ser padres no ayudaba mucho a encontrar momentos de pareja…(sigue siendo complicado pero lo encaramos de otra manera). Cuando tenía 20 – 30 años no necesitaba eyacular con tanta frecuencia como ahora mismo. Tengo esa energía. Entiendo que siempre he tenido un momento de fatiga al acabar una relación sexual….cosa que considero que me ha pasado siempre y en mi caso es lo normal desde el inicio pero esta no ha aumentado con la edad. Sigue siendo lo mismo desde que estoy con ella…pero no me anula del todo las ganas de hablar o abrazarme y besarla después. El desahogo de tener orgasmo a diario conecta con ella si es una relación o si es una necesidad mía creo que me compensa el estrés que llevo…es como un ajuste y un placaje que me evita el mal estar o estados nerviosos o de las preocupaciones diarias. En fin, te comento esto por si quieres decirme o aconsejarme algo al respecto. Un abrazo a los dos y felicidades por hacer lo que hacéis en la Escuela de Pareja.

    1. ¡Buenas tardes Javier! Antes de nada, muchas gracias por compartir tu
      experiencia personal.

      Yo también siento que el sexo en pareja da un nivel de placer que no se puede
      substituir con la masturbación. Ya que, al practicar sexo con tu novia, no solamente
      se activan zonas erógenas de tu cuerpo, sino que se genera una conexión con la
      persona que te genera ese placer.

      Con respecto al semen, Siento que en los blogs no pueda detallar todo con la
      finura que me gustaría, por la limitación del formato blog, pero la calidad en
      el semen, no se mide sólo por la cantidad sino también el color, el sabor y la
      textura.

      ¡Me alegro de que tu situación haya mejorado con respecto al pasado!

      Entiendo que uses la eyaculación como compensación del estrés. Sé que es un
      recurso muy socorrido, pero a largo plazo tiene sus consecuencias. La próxima
      vez que toque escribir post exclusivos para hombres, hablaremos más detalladamente,
      de los efectos de eyacular en exceso en la calidad del pelo, rendimiento,
      sistema articular según la medicina tradicional china.

      Puede que ahora mismo el parche a tu estrés más a tu alcance sea la eyaculación.
      Yo te aconsejaría que te propongas, cuando lo veas conveniente, formarte en
      meditación aplicada al estrés y vida en pareja. Mediante autohipnosis y
      visualizaciones verás mucho antes los resultados. Esto te reportará muchos
      beneficios ya no como vía de escape sino para aprender a no entrar
      progresivamente en la fase de estrés. Y a medida que acudas al sexo sin estar
      en la fase de estrés, irás entrando en fases de trance placentero, cada vez más
      profundas, haciendo el amor con tu pareja.

      Para mí el detalle más importante lo has dado al decir que cuando eras más joven
      eyaculabas menos. Cuanto más jóvenes más eyaculamos y más nos lo podemos
      permitir. Es muy fácil confundir deseo sexual con estrés.

      Espero que te sirva esta información y ¡nos vemos
      pronto Javier!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *