Prueba este plan alternativo para divertirte junto con tu pareja

Ya es otoño y oficialmente termina una etapa de baños fresquitos para paliar el calor del verano. Aunque todavía quedan unos días de calor, el sol ya no pega tan fuerte y no apetece tanto meterse en el agua fresquita.

Si eres del tipo de persona que espera con impaciencia el verano para poder darse un chapuzón en el agua, ¡tenemos una buena noticia para ti! Empieza otra etapa igual de interesante: los baños calientes, iguales o incluso más estimulantes que los baños refrescantes

Aunque históricamente los baños se hacían llenando la bañera y sumergiendo el cuerpo en el agua, en las últimas décadas, la ducha ha reemplazado el baño. Ya sea por la rapidez, por ahorrar agua o por la comodidad, hoy en día muy pocas personas disfrutan regularmente de los beneficios de un baño.

Puedes aprovechar el tiempo del baño para relajarte y tomarte un tiempo para ti mismo, aunque nuestra propuesta es que el baño sea siempre en pareja y cuando la bañera tenga el tamaño adecuado para que los dos estéis cómodos.

CLAVES

  • El momento

La ocasión adecuado para darnos este tipo de baño, depende de la rutina diaria de cada uno. Una buena opción podría ser preparar un baño relajante a tu pareja cuando llegue del trabajo o hacerlo el fin de semana con más tiempo. La clave es encontrar el momento para disfrutar de esta experiencia.

  • El ambiente

Antes de entrar en la bañera puedes crear ambiente con unas velas, sales esenciales y música de ambiente que evoque los sonidos de la naturaleza. Si las sales no son esenciales puedes utilizar una esencia que ayude a relajar el cuerpo y la mente, por ejemplo, la lavanda o el eucalipto. Además, las sales ayudan a purificar la piel y hace que quede muy suave.

  • La postura

Nosotros recomendamos la postura en la que uno se pone detrás del otro de tal manera que la espalda del primero toque la tripa del segundo y ambas piernas queden estiradas hacia adelante.

  • Juegos

Una vez dentro y después de encontrar la postura idónea, podéis turnaros para masajear el cuerpo del otro usando el jabón de baño. Ser generosos con el masaje de sienes y el resto de partes de la cabeza que tan bien sientan.

No os olvidéis de incorporar un vaso o jarra que os ayude a aclarar el cuerpo de tu pareja aprovechando el agua caliente de la bañera. Es muy importante que derraméis el agua muy lentamente para que el paso del agua por el cuerpo se vuelva una sensual caricia para la piel. Esto es probablemente la mejor parte de la experiencia del baño caliente en pareja.

La experiencia de ser lavado de esta manera es muy estimulante y no os sorprenderá ver que acabéis excitados después del baño. Además, ayudará a reforzar la conexión en vuestra pareja ya que nos estamos tomando el tiempo de compartir una experiencia inolvidable de lavar, cuidar, relajar y sobre todo hacer disfrutar a la pareja.

Crear y actualizar estos sentimientos de cuidado y aceptación son muy importantes para seguir desarrollándonos como pareja, por lo que es muy probable que esta experiencia os una más.

AGUAS TERMALES

En el caso de que no tengáis bañera en casa o sea demasiado pequeña para los dos, otra opción para disfrutar de baños calientes son las pozas naturales de agua termal. Se trata de pozas que se crean naturalmente y el calor de la tierra permite que lleguen a los 20, 25 e incluso 37 grados.

En España hay varias pozas que se pueden visitar gratuitamente o por muy poco dinero:

  • Pozas de Arnedillo
  • Pozas de Outariz y Termas de las Burgas (Ourense)
  • Termas naturales de Alhama (Granada)
  • La Fontcalda (Tarragona)

Si decidís ir a alguna de estas pozas os recomendamos pasar la noche ahí ya que la exposición prolongada a aguas tan calientes como las de Arnedillo hacen que nos relajemos mucho la tensión del cuerpo baje, y no estemos en condiciones para coger el coche para llegar a casa.

Aunque en estas pozas no podáis crear un ambiente y disfrutar de la intimidad como en un baño en casa, son muy relajantes y siempre podréis retomar la experiencia en vuestra habitación.

Sea en vuestra casa o en una de estas pozas naturales, ¡apuntaros este plan para este otoño!

¿Has probado a darte baños con tu pareja? ¿Conoces alguna de estas pozas de agua termal?