mi novia está engordando

Cómo decirle a tu pareja que está engordando, sin generar la tercera guerra mundial

A petición de un lector, en este artículo te voy a comentar mi experiencia conviviendo con una pareja que tenía ​sobrepeso.

Te comentaré los fallos que cometí y también el enfoque que te sugiero ante estas situaciones tan delicadas. 

Antes de nada, comentarte como ya sabrás, que existen muchas causas de ​sobrepeso​ y en este artículo, me he enfocado en el sobrepeso ​que se produce cuando una persona descuida su alimentación y no hace suficiente ejercicio físico en su vida.

Al decir esto, sé que habrá gente que dirá que antes de las causas físicas hay “siempre” causas emocionales y yo les digo ¿qué fue primero la gallina o el huevo?

En cualquier caso, por una causa u otra, no cuidarse físicamente es una de las formas de arrastrarse por la pereza.

La pereza es uno de los males que más limitan nuestro éxito en la vida.

La pereza radica en escoger las decisiones más cómodas, las que generan un placer momentáneo y no las mejores para nuestra vida porque suponen más esfuerzo.

Y dicho esto, comprendo que estés preocupado con que tu pareja engorde pero ahora vamos a centrarnos en cuál es el papel que puedes tomar tú ante esta situación.

Es posible que estés preocupado porque sientes menos deseo físico hacia ella y te estás planteando si decírselo o no.

Y mi consejo es que no se lo digas.

Lo primero que te recomiendo en estos casos es que cuides tus pensamientos.

Acéptala, no la juzgues, no interfieras en su aprendizaje y no dejes de quererla.

Aunque seas consciente de lo que esté ocurriendo, sigue dándole suficientes muestras de amor, las mismas que le darías, aunque no estuviera gorda.

En la mayoría de los casos, si le das suficientes muestras de amor ella se sentirá querida y apoyada e invertirá más tiempo en cuidarse para sentirse mejor y para retroalimentar el deseo que sientes por ella.

No creas que el hecho de quitarle las muestras de amor que antes le dabas le hará ponerse las pilas para volver a cuidarse, las mujeres no funcionan así y eso es chantaje emocional.

Yo una vez lo hice, es un error y no es la solución, cuando hayas leído todo lo entenderás.

Cuando se sabe verdaderamente dar amor, los cambios pueden ocurrir en un par de meses, no esperes grandes cambios a los pocos días.

Confía en dar amor verdadero ya que es la mejor medicina y es todo lo que puedes hacer por el momento.  

Según el médico y gran investigador Dean Ornish en Love & Survival, “el amor y la intimidad son el factor más determinante de tu salud”.

Esto significa que, si falta amor, tu salud no mejorará definitivamente por mucho que dejes de fumar, hagas más ejercicio, o adoptes una dieta saludable o recibas los mejores medicamentos.

El problema es que la noción que tenemos de dar amor es muy vaga. Si te gusta como a mí mejorar, uno de los secretos para demostrar amor reside en averiguar el canal sensorial predominante (auditivo, visual, kinestésico) de cada uno.

Lo entenderás con este ejemplo: mientras algunas personas necesitan que les demuestren verbalmente que les quieren otras necesitan sentirlo corporalmente. Pero sobre esto ya hablaremos otro día…

Y ahora bien,

​¿Eres tú el responsable de darle amor para que a tu costa salga de ese estado?

​NO.

Por eso he dicho que no dejes de quererla, no de que ahora ella se apoye totalmente en ti.

​¿Qué ocurre si le haces sospechar que su cuerpo ya no te atrae tanto?

Si le haces sospechar que la quieres menos y no sientes tanto deseo por ella, lo más seguro es que entre en crisis y empeore más a nivel físico y psíquico…

Como ya te he dicho antes, rara vez verbalizar a una mujer que sientes menos deseo hacia ella o que te parece menos atractiva genera una motivación potente como para que se vuelva más atractiva o se cuide más.

Todo lo que tiene que ver con el físico es uno de los temas más delicados para una mujer y lo mejor es no decirle nada.

Es normal que el deseo sexual baje si ella duda de su cuerpo y si tú sientes que se abandona, pero debes adiestrarte en seguir queriéndola igual hasta que supere ese estado y que ella sienta que tiene suficiente apoyo psicológico.

- Y si me pregunta: ¿te gusto cariño?

- ¿Le doy de beber la medicina amarga o le doy edulcorante?

Dile que la quieres mientras tocas una parte de su cuerpo que te guste mucho, dile que sabes que está pasando por un momento complicado y que no siempre podemos estar perfectas…

¿Y si insiste?

Sigue leyéndome y te daré más adelante alguna sugerencia.

¡He dicho una mentira, algo que ​NO es totalmente cierto!

 El amor NO es algo que se dé, sino que surge de tu interior, pero te hicieron creer que alguien te lo da ajja.

“Las mujeres normales se estimulan de la atracción que generan en el entorno y se nutren de las muestras de amor que otros les dan”

“Las mujeres inteligentes además de lo anterior, aprenden a quererse y darse amor a sí mismas.”

Es por ello que los verdaderos responsables de quererse somos nosotros mismos, pero como estamos confundidos sobre el amor, creemos que es algo que te dan y te pasas media vida buscando alguien que te lo dé… jaja ¡Quiero que me quieran!

En realidad, nos hemos pasado muchos años buscando una persona que nos ayude a desencadenarlo dentro de nosotros, porque sólo cuando tú te permites experimentarlo, otra persona puede facilitar que lo sientas.

El amor es una reacción bioquímica que se produce en tu interior, cuanto más sepas potenciarlo, más fácil te será generarlo en los demás, más contento vivirás y más centrado permanecerás en una relación.

De hecho existen métodos para generarlo sin la necesidad de otra persona y esto es útil para superar el apego y la dependencia emocional.

- ¿Y esto a qué viene Asier?

Pues viene a que ante algunas preguntas, no queda otra que devolver la pregunta al que la ha generado y que si insisten en que respondas en si te parezco guapa, en realidad no eres tú el que tiene que responderlo sino ella misma, ella misma es la que se tiene que querer, cuidar y  y preguntarse todos los días si se está cuidando lo suficiente.

Tiene que recuperar su centro.

Cuidar tu físico también es una de las formas de quererse internamente.

Es por este motivo que tú, ante el estado de tu pareja, lo mejor que puedes hacer es cuidar tus pensamientos, no juzgarla y seguir queriéndola porque al actuar así le facilitas experimentar amor dentro de ella para que vuelva a tomar conciencia por quererse de verdad y no sólo a nivel superficial mediante cremas caras.

El amor es como una frecuencia que habita en nuestro interior y la pareja sirve para promover que esa frecuencia se pueda activar, pero en realidad es uno mismo el que sintoniza con ella.

Y te preguntarás, pero entonces…

-¿Me tengo que forzar a querer hacer el amor cuando en realidad me atrae menos?, ¿Tengo que ignorar lo que siento?

Si quieres avanzar sí. No deberías dejarte arrastrar exclusivamente por el deseo sexual que es muy volátil.

En realidad, puedes descubrir que el sexo no depende exclusivamente del deseo sexual, pero es contraintuitivo descubrir esto.

Esta es una de las claves del tantra, que el acto sexual no nazca del deseo sexual sino del amor.

Y para ello existen métodos para encender el fuego que no dependen exclusivamente de la atracción sexual y esto es uno de los secretos mejores guardados de oriente.

La forma convencional de sexo, ni es la más placentera ni la forma que recomendamos en Escuela de Pareja.

Quiero aclarar que, esto no significa que el deseo sexual sea algo malo, simplemente no es tan determinante como nos han contado.

 Cuando se reduce hay que buscar otros métodos para seguir avanzando en la relación. Si quieres que mejorar tu sexualidad e introducirte a estas prácticas, solicita una consulta.

Cuando el abandono físico y psicológico te afectan a ti

Si has intentado varios meses lo anterior y ves que ella tiene 0 consciencia de lo que está ocurriendo, sólo te exige, se apoya totalmente en ti y sientes que su estado psicológico está afectando al tuyo, quizás sea el momento de dar un paso más…

En estos casos hay que tirar un poco de medicina amarga y decirle que su estado psicológico está afectando a tu estabilidad y que sientes que se está apoyando demasiado en ti, descuidando su centro…

Quizás sea buen momento para sugerir que un tercero medie en la situación.

Una persona externa como un coach, psicoterapeuta o psicólogo de confianza puede ser una persona de utilidad para evaluar desde fuera el papel de cada uno, y descubrir lo que inconscientemente le lleva a descuidar su físico y a sugerir prácticas útiles para reconducir la situación.

Además, si tiene conocimiento en Medicina China, le ayudará a entender cuáles son sus debilidades congénitas a nivel energético y a aprender a reequilibrarlas mediante la alimentación, fitoterapia y ejercicios específicos.

Hay menos riesgo de entrar en ego si un tercero te dice lo que no quieres ver en comparación con que te lo diga tu pareja.

Mi experiencia conviviendo con una pareja que sufría ​sobrepeso

Mi última expareja ​tenía ​sobrepeso. Cuando la conocí, no era una mujer palo, más bien, una chica fuerte, guapa y muy sensual.

De esas que, aunque puedan tener unos pocos kilitos de más, tienen un atractivo especial.

Ella me contó que casi durante toda la vida había sufrido ​sobrepeso, y que actualmente, estaba adelgazando a raíz de aplicar una dieta restrictiva.

A medida que la relación fue avanzando, como era normal, no pudo mantener esa dieta por la presión interna que suponía la imposibilidad de no poder comer tantos alimentos.

Según la dejó, apareció el efecto rebote y volvió a engordar…

Al principio no te das cuenta hasta que revisas las fotos de medio año atrás y te sorprendes del cambio…

Cuando tomas el rol de salvador en una pareja

Yo sentí que ella no era capaz de cuidarse por sí misma. Y que tampoco tenía conocimiento suficiente para abordar este problema.

Ella invirtió mucho dinero en numerosos profesionales de la salud con resultados insatisfactorios, acumulando ansiedad y frustración…

Ante esta situación yo tuve un “rol de salvador” en la pareja.

Esto significa que, dado mis conocimientos en alimentación y terapias alternativas y el nulo éxito de los médicos, yo tomé la responsabilidad de ayudarla y “salvarla” de este problema aplicando mi método basado en la Medicina China.

Y aunque con mi método, ella logró adelgazar mucho sin efecto rebote, este rol a la larga fue dañino dado que yo estaba en superioridad ante ella.

Yo era el salvador, ella la víctima.

A medida que ella se fue curando, la personalidad de ambos fue cambiando y el rol que mantuvimos era insostenible.

Fruto del ego y la dificultad que conlleva gestionar bien una responsabilidad tan grande cuando se junta ser pareja y a su vez ser su terapeuta, surgieron muchos conflictos por ambas partes.

Por eso decidimos que no era recomendable hacer de terapeuta y ser pareja al mismo tiempo.

Y aunque mi expareja sufriera de este problema siempre la he querido, es una de las mejores mujeres que he conocido, nos seguimos llevando muy bien y sigue existiendo gran amor entre nosotros.

He aprendido muchísimo de ella y ha sido una de las personas que más han enriquecido mi vida. 

​Conclusión

​Hay un dicho zen que dice: “el árbol en el frío invierno demuestra su fortaleza”.

Lo que significa en este caso, que en los momentos difíciles es cuando la pareja demuestra su fortaleza mediante el amor.

La salud y belleza física tiene su importancia y cada uno se tiene que responsabilizarse de mantenerla.

Y en pareja hay que respetar el principio de la no interferencia.

Pero si sientes que su desequilibrio está poniendo en riesgo el tuyo desde hace mucho tiempo, seguir en pareja no tiene sentido.

​Espero de todo corazón que mi experiencia te ayude.

Te agradezco que compartas este texto con las personas que lo puedan valorar tanto como tú para que sea de utilidad a muchas más personas.

2 comentarios en “Cómo decirle a tu pareja que está engordando, sin generar la tercera guerra mundial”

  1. Esta redacción me ha venido genial. La verdad es que el que pone cartas en el asunto no debe ser un superficial siempre. Hay que tener en cuenta que en una relación todos los factores cuentan y estar con alguien no significa dejar de cuidarnos. Es como si dejáramos de esforzarnos por nuestra pareja, o peor, por nosotros mismos. Muchas gracias por la redacción.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *