Descubre los 5 errores que cometes y que hacen que tu relación de pareja se estanque

​​Desde hace tiempo sientes que tu relación de pareja ha cambiado, las cosas no son como antes. ¿Cómo has pasado de una relación pasional a una que se muere un poquito cada día? Sigue leyendo y descubrirás cuáles son los errores que tienes que evitar inmediatamente.

More...

El amor….

Ese sentimiento que tanto anhelamos los seres humanos.

El rey es sin duda el amor romántico. El que protagoniza tantas películas y novelas. El que llaman el amor ciego. El que te gira la cabeza y hace que no puedas pensar en otra cosa.

Desde el momento en el que conoces a esa persona sabes que es especial, que el destino os ha juntado.... Tienes la sensación de que le conoces de toda la vida y, en definitiva, sientes una unión cósmica.

¿Qué más se puede decir?

Ah sí… estás segura de que es el amor de tu vida.

Y pasan los días, y con los días los meses, y con los meses los años y de repente,

PUM!

Te das cuenta de golpe y porrazo que tu relación no es lo que era antes, que ya no sientes esa chispa de felicidad cuando te toca,

Y te preguntas, ¿cómo he permitido (mejor dicho) cómo hemos permitido que algo así nos pasara a nosotros?

Nosotros, que éramos la pareja perfecta, la que nunca discutia, la que pareja que todos envidiaban por el amor que emanábamos, la relación que todas mis amigas deseaban tener… ¿dónde está esa relación?

¿En qué momento se han desvanecido las personas que éramos?

Y la pregunta más importante:

¿Cómo ha pasado?

Vale, discutis algunas veces, pero todas las parejas discuten… También habéis tenido conflictos más gordos, pero con el tiempo se han resuelto, ¿verdad?

Bueno, algún que otro problemilla de convivencia también, lo reconoces. Alguna que otra discusión por el tema del desorden, o por las tareas domésticas. Pero lo importante es que habéis seguido adelante, ¿verdad?

A ver, es verdad que sientes que tiene una vida un tanto monótona (más de lo que quieres reconocer), pero así es la vida, ¿no?

Pues no.

La vida no es así, y tu relación de pareja no tiene por qué seguir así.

Hemos obtenido mucha experiencia con respecto a las relaciones sentimentales, tanto a nivel personal (a través experiencias de pareja propias y de nuestro entorno: padres, familia, amigos, compañeros) como a nivel formativo y profesional (asesoramiento profesional a clientes, formaciones y cursos).

Y hemos descubierto algo muy interesante: hay algunos comportamientos que se repiten en la mayoría de relaciones de pareja y que son la causa directa de que una relación esté estancada.

¿Reconoces alguna de estas causas en tu propia relación?


​ 1. Si no la cultivas, la pasión acabará desapareciendo de tu relación

La pasión es una característica del amor romántico y las relaciones románticas suelen ser muy pasionales al inicio.

Pero, ¿sabes lo que pasa a medida que pasa el tiempo?

Exacto, que va disminuyendo.

Lo sabes bien porque lo has vivido en tus propias carnes.

La pasión no solo se muestra en la cama, también en situaciones cotidianas, por ejemplo, se puede sentir en cómo saludas a tu pareja después de unos días sin verle o simplemente en la forma de trataros en el día a día, ¿os dais besos y caricias? ¿utilizáis apelativos cariñosos?

La razón principal por la que la pasión disminuye es que los dos habéis bajado la guardia.

Das por hecho la continuidad de tu relación de pareja. Es normal.

Como la conquista ya está hecha, das la relación por seguro y la has descuidado un poco (o bastante).

Lo que ha pasado es que habéis dejado atrás la fase de “conquista” para entrar en la fase de “mantenimiento”, en la cual los dos hacéis lo mínimo indispensable para asegurar que la relación se mantenga.

En consecuencia, sientes que tu relación es rutinaria, en general has perdido el interés en tu relación y ya no sientes la necesidad de agradar a tu pareja en todo momento.  

Cuando antes cedías ahora te mantienes firme en tus decisiones y es más difícil dar tu brazo a torcer.

Ya no hay sorpresas y los detalles que tu pareja tenía contigo al inicio de vuestra relación han desaparecido por completo.


2. Los conflictos que no se solucionan se almacenan en las cuentas emocionales hasta explotar

Los errores en la comunicación son un problema que afecta a todo tipo de relaciones, ya sean amistades, relaciones familiares, pareja incluso con desconocidos.

Estos malentendidos derivan en conflictos y discusiones (en la mayoría de las veces por tonterías sin mucha importancia) que hacen que te disgustes, te pongas triste y de mal humor.

Muchas veces atribuyes estas discusiones a malentendidos (y no algo más grave) y lo olvidas al de unas horas o unos días, depende del grado del conflicto.

Dejas pasar un tiempo y se te olvida.

Pero realmente el problema no se soluciona...

¿Sabías que al igual que tenemos cuentas bancarias en las que guardamos el dinero, también tenemos unas cuentas emocionales?

En esta cuenta se van almacenando las riñas que has ganado, y las que has perdido, las veces en las que crees que te ha dejado en evidencia delante de otras personas, las veces que te ha hecho daño y las que no te ha hecho el favor que le pediste.

Todas esas pequeñas discusiones se almacenan, y como la gota que colma el vaso un día explotas, y tenéis la madre de todas las crisis.

Obviamente, tu pareja también tiene su propia cuanta emocional (aunque algunas veces te cueste creértelo).

Es a raíz de una de estas explosiones emocionales cuando te das cuenta de que algo pasa en tu relación de pareja.

Estás en crisis.


3. Crees que tu pareja tiene la culpa de todos los problemas que tenéis

Las veces que me enfadaba con mi pareja por problemas de comunicación u otras discusiones, pensaba que la culpa la tenía mi pareja.

Porque ÉL se ha explicado mal cuando me dijo aquello el otro día, porque ÉL ha sido el que se ha olvidado de colgar la ropa y ahora soy yo la que lo tengo que hacer, fuera lo que fuera, siempre le echaba la culpa.

Una de estas veces, después de que se me pasara el enfado, me di cuenta que de todas esas discusiones y pequeños conflictos sólo me afectaban a mí. Yo era la única que se enfadaba y se molestaba, mi pareja… parecía que no había pasado nada.

Entonces pensé ¿será un problema mío? ¿Me enfado por tonterías?

En este tipo de conflictos siempre hay una parte activa y otra pasiva.

La parte activa es la que se da cuenta de que hay un problema, la que se enfada y reacciona e intenta solucionarlo.

La parte pasiva es la que hace como si nada hubiera pasado, el problema no existe y te hace creer que es la parte activa la única que tiene un problema y que él (o ella) está perfectamente.

¿Ya sabes qué papel adoptas en los conflictos de pareja?

Si como a mí me pasaba, tú también sientes que las discusiones sólo te afectan a ti, lo primero que tienes que comprender es que no eres la única responsable de los problemas de tu relación, y, por ende, tu pareja tampoco es el que lo hace todo mal.

E​n una relación de pareja, los dos tenéis la misma responsabilidad ante los problemas que surgen.

4. No desarrollar y dedicar tiempo a las pasiones o hobbies en común

En la primera fase de una relación lo más normal es experimentar una fusión de gustos, pasiones, hobbies…

Es común cuando encuentras a “esa” persona que no quieras estar con nadie más, ya que sientes que es la que más te aporta. Quieres pasar todo el tiempo que sea posible con tu pareja.

Hacéis todo juntos, hasta ir al baño.

Lo compartis todo, ¡hasta el cepillo de dientes!

Pero a medida que pasa el tiempo y la rutina se va asentando, te empiezas a “despegar” de tu pareja y ya no necesitas pasar tanto tiempo juntos.

Poco a poco, empiezas a compartir menos actividades con tu pareja, la rutina y las obligaciones diarias hacen que compartáis menos tiempo de ocio y finalmente, te das cuenta de que has dejado de hacer con tu pareja las actividades que os hacían felices.

O lo contrario, puede que a pesar de los años vividos sigáis compartiendo todo vuestro tiempo juntos.

Esto tampoco es lo ideal ya que, aunque refleja la unidad de tu relación de pareja, puede que no te deje tiempo para desarrollarte como persona individual.

Algo que podría pasar es que pienses que toda tu vida está mal porque tu relación de pareja no va bien.  

Los extremos no son buenos, tanto si compartes todo tu tiempo con tu pareja y no tienes tiempo para desarrollar tus propias pasiones como si tienes tanto tiempo libre para ti misma que no hay nada que te conecte a tu pareja.

Como todo en la vida, la clave está en el equilibrio.

5. No os entregáis por completo en las relaciones sexuales

Durante el enamoramiento, el sexo es espontáneo, pasional y fogoso.

Seguro que recuerdas esa etapa en la que casi no salías de la cama, sólo para reponer fuerzas para el próximo asalto.

En esa fase inicial, los cuerpos se están conociendo, hay curiosidad por explorar juntos la sexualidad y, por tanto, mucha atracción sexual.

En cambio, ahora prefieres ver tu serie favorita a hacer el amor con tu pareja, o quizás cuando llega la noche y os surge la oportunidad, los dos estáis demasiado cansados para dedicaros a las artes amatorias, quizá no encuentres el momento oportuno.

Y cada vez que os ponéis cariñosos… alguien o algo interrumpe.

Bajo estas circunstancias es muy difícil entregarse por completo a amaros, y las relaciones que apenas llegan a quince minutos no son suficientes para satisfacer tu necesidad de amor y cariño.

Así, es muy fácil que la pasión sexual se vaya debilitando hasta que parece que es inexistente.

El error es pensar que el sexo va a ser espontáneo en tu relación para siempre.

Como ves, estos errores muy fáciles de cometer por lo que son muy comunes en las parejas que conviven juntas.

Si te has sentido identificada y quieres saber más, estate atenta porque dentro de poco te mandaré el próximo articulo en el que te contaré más acerca de estos errores.

¡Hasta pronto!

Ane.

​Forma parte del grupo Escuela de Pareja e interactúa en la newsletter.

Descubre los 5 errores que cometes y que hacen que tu relación de pareja se estanque
5 (100%) 1 vote

Sobre Ane Yusta

¡Holaa! Soy Ane Yusta, emprendedora y apasionada de la sexualidad. Desde las primeras relaciones y experiencias sexuales, he pensado que tenía que haber algo más. Por eso, ahora me dedico a investigar ese "más" junto con mi pareja actual. Quiero contarte todo lo que hemos aprendido sobre sexualidad y vida en pareja para que tú también consigas la relación de pareja que deseas. ¿Me acompañas?